LSI Soluciones

Fallos en la implantación de un ERP, ¿qué se puede hacer para evitarlos?

By diciembre 1, 2020No Comments

Los fallos en la implantación de un ERP son un problema que se puede evitar. Especialmente porque es una inversión que se acomete con grandes expectativas, normalmente mejorar la productividad de la empresa y su productividad en el mercado. 

Sin embargo, la implementación de un ERP puede fallar por diversos motivos. ¿Cuáles suelen ser los fallos de implantación de un ERP? ¿Qué podemos hacer para evitarlos?

Los 4 fallos de implantación de un ERP más habituales

A continuación encontrarás los fallos en la implantación de un ERP junto con algunas recomendaciones para tratar de evitarlos.

  1. Error al seleccionar el ERP: 

En demasiadas ocasiones se selecciona la solución ERP sin evaluar correctamente las necesidades de la empresa y/o sin conocer en profundidad las alternativas disponibles.

Seleccionar correctamente la herramienta ERP pasa por definir de forma clara los requerimientos funcionales de la empresa. Después han de cotejarse dichos requerimientos con las explicaciones sobre el funcionamiento de los diferentes módulos que solicitaremos a la empresa proveedora de la solución ERP.

Otra acción que reduce el riesgo de error en la selección del ERP es solicitar referencias de otras empresas que lo hayan implementado, así como analizar la trayectoria del proveedor de la herramienta y / o del partner de la implementación. Es una precaución elemental que permitirá descartar fácilmente opciones poco recomendables. 

Desconfiar de soluciones gratis o de código libre ya que suelen tener poca estabilidad y futuro. 

  1. Falta de implicación o compromiso 

Los fallos en la implantación de un ERP pueden deberse a la actitud de las personas implicadas. 

Los problemas técnicos, incluso los más complejos, suelen ser más sencillos de resolver que los errores de cálculo de los gerentes del proyecto o la falta de actitud de los empleados involucrados.

Un aspecto clave es la implicación de la alta dirección en el proyecto. Esta debe ser el referente para el personal de la empresa en cuanto a implicación y compromiso.

En ocasiones el equipo ejecutivo de un proyecto de implementación no estima correctamente los plazos o los recursos a invertir. Dado que la implantación se realiza con la empresa en funcionamiento se debe de tener en cuenta la carga de trabajo de los empleados a la hora de establecer el calendario de formación y prácticas. Otras veces son los usuarios de la herramienta quienes no se implican en la implementación por temer que las automatizaciones pongan en peligro su puesto de trabajo, esto se soluciona proporcionando la información adecuada antes de iniciar el proceso de implantación.

Errores en un proyecto de implementación de ERP

Para minimizar la posibilidad de que se den estas situaciones, es imprescindible un plan adecuado de comunicación del proyecto, que abarque a todos los interesados, y también la aceptación expresa de los compromisos necesarios.

  1. Fallos en la alineación del ERP con los procesos empresariales

Los fallos en la implantación de un ERP no suelen ponerse de manifiesto durante las fases de pruebas, sino durante su uso en entornos muy concretos. Y, por lo general, falla un área o un detalle del proceso, no toda la implementación.

Es preciso elaborar un plan minucioso para supervisar la implementación. Esta supervisión debe servir para evidenciar las carencias del sistema y cualquier dificultad que puedan tener los usuarios en su manejo. 

De nuevo debe potenciarse la buena comunicación entre todos los grupos que participen en el proyecto de implementación. 

Durante las primeras fases tras la implementación, deben llevarse a cabo de forma minuciosa las mediciones de productividad y efectividad necesarias para ver en qué áreas se cumplen las expectativas y cuáles necesitan mejoras. 

Los fallos del ERP que se detecten no deben ser ignorados, pues harán peligrar la efectividad de la solución.

  1. Falta de formación del personal involucrado

Invertir en la mejor solución ERP del mercado no tiene sentido si no se dedican los recursos necesarios a la formación y capacitación del personal que ha de usarlo. 

El máximo aprovechamiento de las características y posibilidades de la herramienta ERP se consigue cuando todos y cada uno de los colaboradores conocen al detalle su funcionamiento y están capacitados para utilizarlo “en modo experto”. 

En muchas organizaciones se capacita a los líderes de equipos para que estos después formen al personal bajo su supervisión. En otros casos, todos los miembros del equipo reciben la misma formación.

Sea como sea, el programa de formación debe asegurar que cada uno de los miembros de la empresa conocen en profundidad el funcionamiento de la herramienta, se resuelven todas sus dudas y se sienten capacitados y seguros para trabajar con él.

Como ves, aunque hablamos de fallos en la implantación de un ERP, los problemas suelen deberse a errores humanos. 

Un implementador experimentado como nuestros profesionales certificados facilitarán la optimización del proceso de implementación.

¿Nos cuentas los fallos en la implantación de un ERP que has observado? Te esperamos en los comentarios.

Leave a Reply